OpInfo
Buscar:

Vivir en Las Tablas
Por Felipe Ruiz


Las tablas, un barrio que  no cree en la crisis

OpInfo.es 05/04/2011. Las Tablas es un barrio residencial al norte de Madrid, su origen lo encontramos en los llamados Programas de Actuación Urbanística (o PAU) que empezaron a modelarse hacia 1997. En mi caso, resido en las Tablas desde hace ya unos años y no deja de sorprenderme cuánto ha cambiado el barrio desde entonces. Cuando llegué, mirase donde mirase la vista era muy parecida: solares sin edificar, construcciones a medio empezar y un triste Servicio Especial de Autobuses que comunicaba con Plaza Castilla y era el único medio de transporte público con que contaba el barrio.

Ahora este nuevo barrio ha cambiado mucho, y se aprecia a simple vista. Aunque todavía pueden verse solares yermos y construcciones inacabadas, muchos edificios se han levantando desde entonces y, con ello, han llegado nuevos vecinos. Los parques han ido, poco a poco, volviendo verdes, olvidándose de su aridez anterior y ahora el barrio no da la impresión de estar tan aislado con la llegada, ya hace unos años, del Metro Norte y la inauguración del Metro Ligero. Pero lo que quizá sea más importante es que, sin prisas, pero sin pausas, se ha ido desarrollando el pequeño negocio, ese que es tan importante para hacer más fácil y agradable la vida a los vecinos del barrio. Ya no es necesario coger el coche hasta Sanchinarro o Alcobendas cada vez que necesitas comprar pasta de dientes, o salir a cenar a un sitio agradable. Ahora, con andar un poco, tenemos acceso a bares, restaurantes, supermercados, guarderías, peluquerías, etc. Desde luego, la lista aun no es muy larga, pero lo será. Cualquier vecino de las Tablas lo sabe y probablemente también eche en falta las comodidades de un gran centro comercial y servicios públicos esenciales como una comisaría de policía, una biblioteca, un ambulatorio o una oficina de correos.

Pero quizá la limitada oferta de servicios del barrio haya tenido una agradable contrapartida. Los nuevos negocios que encontramos en el PAU parecen ser ligeramente distintos de los tradicionales que se ven en el resto de la capital. En efecto, a pesar de no ser muy amplia la variedad de establecimientos que podemos encontrarnos, da la impresión que cada pequeño empresario se ha dado cuenta que necesita de un poco de innovación, que necesita ofrecer, si no algo distinto, al menos de una manera distinta. Así, cada bar, cada restaurante, intenta dar la imagen de ser un rincón moderno y diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en otros barrios residenciales de la capital y, sin embargo, diferentes entre ellos, cada uno con su propio encanto.

Como barrio nuevo que es, a las Tablas todavía le queda mucho por crecer y, como ya mencionamos, hay aun algunas carencias que remediar. Mientras tanto, echando un vistazo a la calle no parece que ninguno de estos problemas realmente exista. Cada mañana el barrio se llena de trabajadores atareados de Telefónica, Vodafone o Dragados, algunas de las grandes empresas instaladas en la zona, que se reúnen en los restaurantes de los alrededores a la hora de la comida. Por las tardes, se puede ver a las familias jóvenes salir a pasear con los niños pequeños, a gente corriendo en los parques, y cómo no, por las noches a algún adolescente escondido haciendo botellón. Es Madrid.